Blog

07 Dec

Un final para aplaudir


El equipo Hyundai se presentó el fin de semana en el autódromo de El Pinar con la ilusión de quedarse con el Campeonato Nacional de Superturismo, y aunque una serie de imprevistos lo dejaron sin acceder al primer lugar, el balance termina siendo más que positivo.


Fabricio Larratea, el piloto de Hyundai que llegaba con chances de quedarse con el Campeonato, largó en la séptima posición, por delante de Rodrigo Aramendía, su competidor directo y quien finalmente fuera proclamado campeón nacional.


A poco del arranque, Larratea recibió un golpe en el auto por parte de otro de los competidores y quedó increíblemente fuera de la carrera, ya sin chances de pelear por el primer puesto nacional. En tanto, otro de los pilotos de Hyundai, Alfredo Mariño, que también venía muy bien ubicado, a poco del final tuvo un imprevisto técnico que lo obligó a abandonar. Y para cerrar una tarde muy particular, Wilfredo Pomes, el tercer piloto de la marca, también debió abandonar.


De todos modos, y a pesar del golpe que lo sacó de la carrera, Larratea terminó el Campeonato como vicecampeón, algo que fue muy bien valorado por el equipo dado lo parejo y competitivo que fue el torneo de este año, el cual significó la segunda edición de esta categoría.


“El balance es muy bueno, hay que tener en cuenta que de 10 carreras, Hyundai ganó tres, una cada piloto, y para lo exigente y pareja que es esta categoría, creemos que eso está muy bien. Fue un campeonato muy peleado, y estuvimos hasta el final con chances de quedarnos con el título”, afirmaron los integrantes del equipo, que ahora ya piensan en la revancha del año que viene.