Blog

07 Aug

Tres preguntas que considerar a la hora de comprar su primer auto familiar

En general, cuando compramos nuestro primer auto, es fácil sentir que las posibilidades son infinitas. Si consideramos sólo el gusto personal, podemos tener el tipo que deseemos: desde un modelo elegante pensado para la ciudad, hasta un deportivo más audaz.

A medida que los años y las circunstancias cambian, sobre todo cuando se agranda la familia, los modelos pequeños, o los deportivos súper veloces ya no son una opción práctica.
Las nuevas responsabilidades hacen que necesitemos un vehículo que combine seguridad, capacidad y practicidad. Por supuesto, los fabricantes de automóviles son muy conscientes de esto, por lo que hay una gran variedad de opciones en el segmento de vehículos familiares.

Si son nuevos en esto, el desafío de encontrar la opción justa puede parecer algo complicado. No desesperen: con contestar algunas preguntas simples el camino a encontrar el vehículo perfecto se volverá mucho más fácil.

La seguridad primero
Una de las primeras preguntas que deben hacerse es si el vehículo mantendrá segura a su familia. Es importante que se trate de un automóvil que respete las normas de seguridad establecidas por las autoridades locales y que ofrezca la mayor protección posible en caso de accidentes.

También podrán fijarse, más en detalle, en la protección que ofrezca para los pasajeros menores de edad. Ésta se basa en tres factores: la protección que ofrecen los sistemas de retención infantil en casos de colisiones frontales o laterales, la posibilidad de acomodar sistemas de retención de distintos tamaños y diseños, y opciones que nos permitan un uso más simple de los asientos para niños, como la posibilidad de desactivar airbags y puntos de fijación ISOFIX para los asientos infantiles.

Piensen en el almacenaje

Cuando hayan definido las opciones que ofrezcan tranquilidad en lo que concierne a seguridad, la próxima cuestión a considerar es: ¿nos ofrecerá este auto suficiente espacio para guardar todo lo que mi familia necesita? Piensen en todo lo que ya ponen en su auto, y multiplíquenlo por dos.
Cuando se suma un bebé a la familia van a necesitar agregar a su rutina paquetes de pañales, viajes del supermercado más cargados y el cochecito y el bolso del bebé cada vez que salen. Una vez que crecen también van a necesitar más espacio para bicicletas, artículos deportivos y juegos para la playa.

Un vehículo que comparta las responsabilidades de manejo

Finalmente, cuando hagan el test drive que defina su compra pregúntense: ¿este auto ofrece suficiente asistencia de manejo? Pensarán que es una pregunta que se deberían hacer cuando compren cualquier vehículo, pero para un auto familiar es aún más importante.

Acuérdense, manejar con niños – en particular cuando se hacen más grandes y comienzan a ser más inquietos-, puede ser un motivo de distracción. Para compensar en los momentos en que ellos necesitan tu atención es bueno tener un vehículo que comparta las responsabilidades de manejo.

Hyundai ofrece modelos con control de velocidad, cámara trasera y guías dinámicas para asegurar un estacionamiento perfecto. Además, las opciones con pantalla multimedia agregan información útil para el manejo, así como entretenimiento para toda la familia.

Para más información sobre nuestros modelos los invitamos a visitar la web: http://www.hyundai.com.uy/